miércoles, noviembre 10, 2010

Noviembre es de cristal


Noviembre es de cristal


Y
o sólo quiero tus noches
para alimentar las fachadas de las calles
que quedan deshabitadas,
las ciudades que me asustan,
para acompañar a los gatos en las aceras,
para que esa parte efímera del ser humano
arranque de una vez a hacerse eterna,
para no sentir ese frío.

Yo sólo quiero mis noches
cayendo como cascadas por tus pestañas
y reírme a carcajadas con el corazón encendido,
para no ser esa niña fría y pálida de la muerte,
para no querer despertar.

Yo sólo quiero tus manos
para que me agarren al viento
e inventen partituras con los claxon de los coches,
que noviembre sea de tela con domingos de cristal.

Yo sólo quiero tus noches
y tu pelo al despertar.

© Virginia Fernández “Noviembre es de cristal”

5 comentarios:

Perfecto dijo...

Un poema delicado para este mes de noviembre, donde la curva de las hojas nos ofrecen los últimos colores de los ángeles del otoño.
Me llama la atención, la sensibilidad sonora, que casi siempre esta presente en tus poemas. Esas alusiones al ruido de los coches, es algo que para mí, siempre esta presente.
En fin, una delicia, leerte.

Un abrazo.

El Éxodo dijo...

El otro, siempre el otro para, en su reflejo, poder imaginarnos contingentes.

Abrazos.

Gordon Mason dijo...

Imagenes magnificos en sus palabras.

Mayteღ dijo...

Con cada palabra tuya el ala revive, sencilla, plácida, única.

Me fascina leerte lo sabes, aún en tiempos tan dificiles para mi.

Abrazo y perdona la ausencia Vir.

Mauro dijo...

Que bien Virginia.

Me gustó en especial el noviembre hecho tela y los domingos de cristal. Cosas de un nacido el undécimo mes, quizás.

Un beso, chascona.