domingo, junio 17, 2007

Describiendo algún sitio en la vida de un tipo

El sitio en el que se encuentra el tipo es simple, sencillo a la vista. Una inmensidad plana ante sus siempre asombrados ojos. El medio nunca deja de sorprenderlo, parece un niño con ojos grandes por la sorpresa, parece un niño mayor. Penetra en el medio inapreciablemente, casi a cámara lenta, para no ser notado, para no molestar, sin prisa, le gusta ese sitio. El sitio no tiene grandes complicaciones impuestas por el entorno, por la sociedad. Él proviene de una sociedad agresiva, competitiva, sin embargo le gusta este sitio dotado de sencillez, sitio que no exige rápidas respuestas, ni contrapartidas. Su habitual manera de hacer las cosas lo acompaña aquí. Él se crea su propia estratosfera, entra en el medio de manera lógica, y sin grandes estruendos, e importante, sin destruirlo. El tipo dice: Aquí hay tejados y calles desde donde mirar al cielo, hay curvas que se desvían a lugares inciertos, hay espacios planos, y ecosistemas de ti. Eso es lo que más le gusta, a la vez apunta en su agenda: siento, estoy. Digo yo que cuando el tipo se pone a filosofar mejor no preguntar por el significado de las palabras que forman su trabalenguas particular, mejor no entender. Su micro-mundo no es otro que ver amanecer al lado de un lago singular, nada tópica esa manera de hacer. El tipo no aguanta pesados soles sobre su espalda, ni lunas que ya amanecieron de puro cansancio. Así de simple se plantea la vida, no espera nada a cambio, y sin embargo recibe todo.
El tipo sabe que cuando lo ataca la vida común, siempre estará ese sitio, que sólo él conoce. El único sitio donde encuentra la paz. La única receta para el ataque de la razón.

Texto: Virginia Fernández “Describiendo algún sitio en la vida de un tipo”
Foto: Manuel Gallardo “Vista de Bédar”

4 comentarios:

bajamar dijo...

Ese tipo y yo, tenemos la similitud del tejado floreciendo bajo un mar de dudas y calmas, particulares y generales...

dale mis saludos:)

un texto muy sabroso, escribe más relatos, me gustan mucho tus textos

un abrazo virgi

Lau dijo...

jejejej me encanta vir, lo entiendo perfectamente, lo entihendo (creo que debería existir esa palabra). Si, hermosa foto, sencilla, pacífica, alta.

Un abrazo guapa,
por cierto, ya he visto que el blogger ha dejado de estar reloco. Espero que no se haya vuelto recuerdo jejeje. Un besazo grande

chus dijo...

Llevas un tiempo en el que se te caen los cuentos de los dedos, las letras, las historias, todo se cae de tus dedos, y vuela en letras sin llegar a tocar suelo. Es lo mismo qué parece que hace Bédar cada noche: volar sobre la oscuridad que mezcla tierra, cielo, y mar. Un gustazo leerte, Virginia. Un beso

virginia dijo...

bajamar: je je, muchas grcias bajamar, yo le doy tus saludos al tipo, que es muy muy tipo. abrazos.

lau: me has recordado a Horacio "H"oliveria cuando le dió por hescribir todas las palabras con hache, hacontecer, habandonar, hentender, hilustrar,..ji ji.. sí el blogger dejó de estar reloco, pero nunca será re-cuerdo ja ja , no me había dado cuenta, besos.

chus:grcias a ti por contar así de xulos mis cuentos. Que bonico suena Bédar en tus letras, es preciosa la mezcla de tierra, cielo, mar y luces desde la montaña mirando con ojos de contrabando a las estrellas. Besos.

Gracias a todos por pasar por este rincón de letras e imágenes. abrazos, nos leemos.