sábado, junio 18, 2011

La Molineta


La Molineta

L
a tarde enmudece de colores
mientras ve caerse a trozos la ciudad,
tengo frío,
el color se torna rojizo
y una suave brisa roza mi cara.

Allí al fondo,
en la parte alta de la ciudad
algo se ha roto,
una grieta que no se ve
y una multitud a la que nadie oye
alza las manos al unísono.

Como telón de fondo
un escenario con vistas
y una antigua casa
a punto de desfallecer.

La tarde enmudece de sonidos,
de luz,
y pienso
con tímida torpeza
¿Qué nos queda?
Extrañamente hermoso
su paisaje me mira.

© Virginia Fernández “La Molineta”
Imagen: Domingo Leiva.

3 comentarios:

El Éxodo dijo...

Nos quedan la dignidad de decir "NO", y la fuerza de lo que es justo aunque no enriquezca a uno o varios individuos que no lo necesitan, empobreciendo el patrimonio de todos.

Abrazos.

Estefanía Martín Sebaquevas dijo...

¡Qué precioso es! cuánto más lo leo más me gusta :) Ojalá nos siga mirando y sigamos mirando ese paisaje. La esperanza es lo último que se pierde.

Un besazo Vir jeje

Molinos de viento dijo...

La tarde enmudece de sonidos,de luz,y pienso con tímida torpeza..

Me gusta!