lunes, enero 19, 2009

Consideraciones estelares y lunáticas

Anduviste las mañanas del sur,
para volver a mirar el color blanco
del amanecer,
corriste en vagones que no
llegaban a ninguna parte,
sólo dijiste adiós desde una de
sus ventanas sin billetes de ida.

Te olvidaste del tiempo sin maletas,
y así volviste a acariciar a la luna de latón,
así las tardes se volvieron de feria,
y lunares, y sábanas.

El color del atardecer esperó,
viendo parpadear
a una estrella tartamuda y pálida,
que quiso coger un trozo de cielo
para regalar,
así te encontré yo.

© Virginia Fernández “Consideraciones estelares y lunáticas”

3 comentarios:

bajamar dijo...

este tipo de consideraciones son las mejores...

carños vir

Gatomalabares dijo...

Te sientan bien los aires de poetisa, Virginia, lo que no sé yo es si es sano las cosas que te encuentras por ahí... :)
Abrazo

Viento del Pacífico dijo...

Hola Vir:)! En la Luna o en la parra, pero, sin duda, yo siempre te encuentro aquí. Besines.