miércoles, diciembre 24, 2008

Pareceres




No me interesan
las líneas limítrofes
que no te rodean,
ni siquiera si son
del color del mar.
Nunca me interesaron
los árboles terrenales,
ni los días sin lluvia,
ni el olor a pincel.
No me acomodan
para nada los días sin ti,
ni el color de la luz
que atrapa una mano
distinta a la tuya.
No quiero mantas,
ni manos,
ni tacto,
ni aroma.
No me interesa
para nada bailar un vals
sin música de orquesta,
ni tus vaqueros,
ni nada.

© Virginia Fernández “Pareceres”

3 comentarios:

bajamar dijo...

No quieres nada pero yo te deseo todo lo bueno, mantas, abrigos, ternuras, alfombras mágicas, músicas, sinfonías personales y universales, soles, mas soles para tus anteojos, amor, mucho, siempre,

un abrazo Virginia, Felíz navidad para ti también

El hombre que tenía una sola sandalia dijo...

Me gusta leer esas poesías alegres y desenvueltas que escribes algunas veces.
Esas que hacen que todos tus admiradores deseen creer que tiene algo que ver con ellos.
Esas tan bonitas que no entiendo, pero que reflejan un poco el destello que hay en tus ojos cuando te ríes.

Mauro dijo...

Contundente Virginia.

Me sumo al comentario del amigo sin sandalia, da gusto leer la libertad de tu poesía, hay una alegría muy especiale en ella.

Feliz 2009.