domingo, diciembre 05, 2010

Diciembre acá


Diciembre Acá




El mes de Diciembre me cuenta cuentos malabares y nocturnos. Paseo por la ciudad que vende en la calle castañas con guantes sin dedos, y el frío no me hace daño, no me dejo. Diciembre me habla de una manera especial. Lo cierto es que a veces no entiendo su lenguaje, de signos formales y reales, pero me dejo llevar y me balanceo al son de una canción que alguien me presta en un espacio finito y con límite. Ahí aparece esa informalidad maleante, y grata, esperada, ilegal, altamente recomendable. Y es tan natural adormecerse ahí, con ese frío de color blanco, pálido, extraído de alguna película europea y muda, y delinquir a tu lado. Noche, sur y frío se mezclan con una soledad que busco cuando me encuentro rodeada de gente sin expresión en el rostro. Pero sin embargo, hay un rostro que ha sido creado para ser mirado por mí, y tú sonríes aquí. Yo no te quiero querer, yo sólo quiero verme en tus ojos, desde un local azul oscuro, desde un local pequeño al que todo el mundo olvidó una noche, y en el que no se echa de menos la soledad, en el que la mesa sí tiene vela romántica en el centro, pero sólo para alcanzar a verte sonreír. Yo no te quiero querer universo, tan sólo quiero estar en allá, donde ti, no acá a este lado silencioso y mudo.

(c) Virginia Fernández "Diciembre acá"
Fotografía: Grafitti Banksy.

6 comentarios:

presunta dijo...

Ya lo sé, otra vez ha sucedido.

El Éxodo dijo...

Querer estar al otro lado del espejo. Eso es querer.

Besos.

Anónimo dijo...

qué sería de la Rambla sin castañas y acordeones...

Mayteღ dijo...

Hay fronteras de pensamiento que se vuelven...fatales. Tus palabras, no Vir, surgen y acercan.

Besiño.

Mauro dijo...

Tu diciembre me recordó mis junios.

Ojalá fuésemos maleantes, para delinquir juntos en una pelicula color desmesura.

Ojalá mi ojos no olviden tu cara, para no extraviar tu sonrisa, pensar que ella fue creada para mí, y saber que no se pierde lo que el universo insistió en poner de nuestro lado.

lluviaenelsilenciodelanoche dijo...

precioso escrito. lleno de nostalgia a la vez.

besitos de azucar para esta Navidad.