martes, junio 02, 2009

pequeña contradicción

Homenajeando a Mario Benedetti

¿Usted ha pensado alguna vez
en ese incrédulo y arduo
momento del día,
en que todo nos parece imposible,
un pasillo sin final?

¿Ha sido consciente de ese amanecer
entumecido y doloroso, frío y
humillante, de un invierno
sin su ropa en el cajón?

Me pregunto si a usted
le ha pasado alguna vez al abrir
la ventana, y sentir el viento golpear
en su cara, ese dolor
punzante y rotundo, que
provoca la soledad.

No sé si usted conoce,
o sabe que dicen que contra el
optimismo no hay vacunas
.

Por eso todos estos
pensamientos me abandonan
enseguida, imaginando sus
manos, de usted, deslizarse
sin prisa bajo el edredón
de mi piel.

© Virginia Fernández. “pequeña contradicción”

8 comentarios:

bajamar dijo...

tampoco hay vacuna contra el amor...cuando alguien noble es quien se ama..

precioso homenaje, si algo me gusta de Benedetti es esa mezcla de esperanza y realidad, de magia y pesismismo, de alegria y alergia por lo injusto, de dulzura y franqueza...bueno son muchas cosas...que también rondan en tus letras de diferentes maneras

abrazo y saludos Vir

Lucanor dijo...

Me asombro cada vez más ante tu poesía. Poesía madura y embriagadora como la uva tras el verano. Poesía llena de sentido y sentimiento. Poesía de imágenes y sentires que no por cotidianos son menos profundos.

Felicidades.

Viento del Pacífico dijo...

Hola Vir :)! Déjame por un momento acurrucarme en tus letras. No es que tenga frío. Es que mi corazón se quedó helado ante la belleza de tus versos. Besos.

Gatomalabares dijo...

Tenía la esperanza de leer estas letras, porque sabía que las llegarías a pensar, Virginia. Versos de universos, y de edredones para cubrirlos cuando el silencio se atrinchera en el subsuelo de la piel. Don Mario estará encantado, seguro.
Abrazo.

-chus-

Mauro dijo...

Tan fácil es encontrar una alegría en ese mar de soledades en el que solemos ahogarnos.

En las fotos de Benedetti parece irradiar esa soledad como una sombra. Sin embargo, sus letras la usan, adornándola, y dándole brillo a lo cotidiano.

Besos Vir.

Yiyi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yiyi dijo...

Estas palabras no llegan al alcance de todos, parecen más que "una cuestión humana". Es siempre bien recibido el poder ver o leer como alguien enhebra el hilo en la aguja como lo estás haciendo con las palabras.

Creo que me haré seguidor del blog.

PD: Arrópate esta noche con un edredón de plumas, qué bajan las temperaturas!

Anónimo dijo...

Eres una caja de sorpresas, después de tantos años sigues sorprendiendome con todos estos rincones desconocidos de ti. Tu ratoncillo, atoncillo escurridizo
con un corazon pequeño pero que late a la vez en distintos rincones; rincones del mundo, rincones de muslos, rincones de ti misma. Y mi pregunta es; ¿algún día llegarás a encontrarte?.

Atentamente 80%