domingo, abril 12, 2009

temporalidad y relojes



Llueve, y las calles bajan con agua como ríos nocturnos, y son gotas en un trampolín, y dan saltos y gritan, y se tiran agua unas a otras y vuelven a mojarse, y todo es un círculo nocturno y bello. La ciudad se inunda, los coches gritan claxon, y es tan natural perder ahí la noción del tiempo de los relojes que se llevan en pulsera, y entrar así en otra dimensión. Suena jazz y lluvia, y hay manta, y mis manos se interponen a esos relojes colgados de las paredes, y hay una luz suave para poder charlar bajito, y beber té mientras estudias por qué existen los relojes, mientras me cuentas al oído los secretos de la piel.

© Virginia Fernández “Temporalidad y relojes”

7 comentarios:

Gatomalabares dijo...

Podría repetir el comentario que te hice en el texto anterior, Virginia. Dos gotas con sonidos de guitarras, y relojes, y con dos sobres de jazz para endulzar los secretos que el té le cuenta a la piel.
Besos malabares.
-chus-

pd.- Creo que ya te lo dije, pero lo repito: escribes de puta madre (con perdón).

white dijo...

haces que se visualicen tus letras húmedas saltando entre las gotas de lluvia y brincando entre los segundos de los relojes.
Precioso texto. Besito

Pablo dijo...

Joder... cómo has progresado. Felicidades.

Mauro dijo...

Al leerte evoqué una sensación de abrigo, de hogar calefaccionado con mucha madera y chocolate caliente mientras afuera llueve.

Un gusto visitarte.

Viento del Pacífico dijo...

Hola Vir :)! Esta noche, antes de acostarme, me bebo un vaso de sopa caliente con tus letras. ¡Qué bien me sabe! Besos.

bajamar dijo...

hermosa constelación de lluvia, música, tiempo y relojes

un placerisimo gusto leerte Vir

bss

M dijo...

Me gusto tu escrito.
Pero el poema es increible, ya lo habia leido antes y me ha vuelto a sobrecoger.